Una vez psiquiatra... 2. El caso de los cuerpos intercambiados